Menú principal

Teatro Principal -  CNODP Puebla 2014

Teatro Principal

Imagen original Wikipedia

Puebla

El Teatro Principal es considerado el espacio teatral más antiguo de América Latina, en 2009 cumplió 250 años desde su inauguración en 1760. En este hermoso teatro se puede disfrutar de obras, ópera, danza, música, conferencias, festivales, espectáculos infantiles e incluso aquí dentro se llevan a cabo informes y asambleas de Gobierno del Estado de Puebla.

Fue inaugurado en 1761 con la puesta en escena "Antes que Todo es mi Dama", a cargo de la Compañía de Rodrigo Suárez. En 1902 el inmueble fue dañado por un incendio y cerrado temporalmente. Más tarde fue remodelado y reinaugurado en 1940 con la presentación de la obra ¿Quién te Quiere a Ti?, a cargo de la Compañía de Isabelita Blanch. Posteriormente, el recinto fue restaurado por el arquitecto poblano Miguel Pavón Rivero y reinaugurado el 17 de Noviembre de 1960 con la actuación de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Puebla, bajo la batuta del maestro Ildefonso Cedillo.

Anteriores obras de restauración del inmueble se llevaron a cabo como la de 1995, cuando se colocó un falso plafón en el techo de la sala. Y la última en 2010 con la finalidad de conservar en óptimas condiciones este emblemático teatro.

En 1742 se iniciaron los trabajos de construcción de un primer teatro para la Antigua Plazuela de San Francisco. En más de una ocasión la construcción pasó a distintos contratistas quienes a lo largo de una década no pudieron concluir la obra. El Ayuntamiento desesperado por estos intentos frustrados decidió terminar el proyecto por su propia cuenta. Para tal efecto, llamó a José Miguel de Santa María, maestro de Arquitectura, y José García Serrano, maestro de carpintería, quienes realizaron un dictamen de las condiciones en las que se encontraba el inmueble. Este edificio presentaba importantes averías que obligaron a derrumbarlo e iniciar un nuevo edificio.

Concluida las obras en 1760 por José Miguel de Santa María, las autoridades no se hicieron cargo de la administración del Teatro por lo que convocaron a posibles interesados. Finalmente, en la celebración de la Pascua de Resurrección de 1761 se estrenó “Antes que Todo es mi Dama” de Calderón de la Barca.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX no hubo suficientes arrendatarios que mantuvieran de forma continua las presentaciones en el Teatro Principal, obligando a que se realizaran actividades distintas al teatro. De tal suerte que, este espacio fue testigo de espectáculos de títeres, malabaristas, maromeros y acróbatas, sin embargo, en esta diversidad destaca la realización de corridas de toros las cuales, en la mayoría de los casos, realizaban desperfectos en el inmueble. Las autoridades mostraban una postura ambivalente, por una parte estaban a favor de la lidia de toros, por el ingreso económico que esto representaba, pero en desacuerdo por el perjuicio ocasionado al Teatro, no obstante, los empresarios solicitaron esta plaza dispuestos a realizar las compensaciones económicas necesarias.

Durante la Guerra de Independencia (1810-1821) el público dejó de frecuentar el teatro. Entre 1812 y 1814 se cerró temporalmente por orden del Ayuntamiento por considerar que era una ofensa a Dios hacer comedias en estas circunstancias. Por un tiempo se guardó artillería en el patio del teatro para luego reanudar las corridas de toros. El edificio se deterioró de tal modo que entre 1817 y 1820 estuvo cerrado a causa de trabajos de reparación.

Durante el S. XIX fue del agrado del público la representación de entremeses, sainetes y zarzuelas. Fue una función de este último tipo de espectáculo con la que se cerró un primer ciclo dentro de la historia del Teatro Principal en 1902. El 27 de Julio, bajo la batuta del maestro Aureliano Machorro, se realizaron los números "El Bateo", "Toros de Saltillo", "Género Ínfimo", y "Enseñanza Libre". A las seis horas del día 28 un incendio consumió el Teatro Principal. La opinión pública señalaba que se trató de un atentado, sin embargo, la versión oficial argumentó el olvido de una vela en un camerino.

Posteriormente, cuenta la historia que en 1920 fue reconstruido e inaugurado una vez más con su nombre actual, en 1941 una severa reforma modifico un tanto su aspecto, aun así la estructura de la fuente en la explanada conserva los elementos virreinales tan conocidos de la época.

Visita: www.angelopolis.com

 

 

 Regresar